Importancia del Sueño

Al llegar la noche se da paso a uno de los momentos más esperados por algunos y a uno de los más críticos para otros: la hora de dormir. Dormir se define como un estado de reposo en el que toda actividad consciente y movimiento voluntario son suspendidos, durante la fase de descanso el cuerpo también trabaja en busca del equilibrio y bienestar. Por esta razón, los conceptos de sueño y salud guardan una relación muy estrecha.

 

Tener un descanso reparador y profundo nos ayuda a permanecer sanos. Los beneficios de un buen dormir se ven reflejados es nuestras funciones vitales y en el desarrollo de actividades diarias como estudiar y trabajar. Muchas personas no logran dormir bien todas las noches, tienen dificultad para conciliar el sueño o para permanecer dormidas. Los patrones del sueño cambian con la edad, pero dormir mal y despertarse cansado todos los días no forma parte del envejecimiento normal. De hecho, la dificultad para dormir puede ser un síntoma de algún trastorno emocional o físico.
Funciones del sueño

  1. Síntesis de la hormona del crecimiento:  Durante la primera fase del sueño se presenta el pico más alto de liberación de la hormona de crecimiento. Además, esta hormona es responsable de la regeneración, la reproducción y el crecimiento de los tejidos del organismo; apoya la respuesta saludable del sistema inmunitario; regula aspectos de las funciones metabólicas e incrementa el metabolismo de las grasas. Es vital que no se retrase o impida la etapa inicial de sueño, pues la hormona no se secreta en las cantidades requeridas por el cuerpo humano.
  2. Fijación del conocimiento, atención, habilidades cognitivas y memoria a largo plazo:  En la noche se presenta un incremento en el flujo sanguíneo cerebral, lo que favorece que el cerebro pueda organizar y fijar todo el conocimiento aprendido en el día. Dormir ayuda además a consolidar la memoria
  3. Estímulo del sistema inmune:  Liberación de enzimas encargadas de la respuesta inmune del organismo. Se fortalecen las defensas y aumenta la resistencia del cuerpo humano a las enfermedades.
  4. Conservación de energía:  Mientras se duerme disminuye el gasto energético y este ahorro de energía se utiliza en funciones reparadoras internas. En situaciones de enfermedad, dormir favorece la recuperación.
  5. Descanso visual:  La vista descansa profundamente. Así se recupera del esfuerzo que realiza durante el día, debido a trabajos que obligan a fijar la vista.
  6. Recuperación facial:  La piel es el tejido que más se beneficia en el sueño. La piel de la cara es donde más se refleja el cansancio de todo el día, recupera la salud y frescura tras el sueño reparador.
  7. Relajación y reparación:  Durante el sueño profundo se da una mayor actividad cerebral y se produce una relajación completa del aparato locomotor. Todos los músculos, articulaciones y la columna vertebral, que suelen ser objeto de rigideces, malas posturas o dolor, se liberan de la tensión acumulada durante el día, lo que produce un gran alivio.

Dormir menos de 6-8 horas puede ser fatal para la salud, según reveló un reciente estudio publicado en la revista Sleep, que ha estimado que reducir el descanso nocturno aumenta en 12% el riesgo de muerte prematura.

 

Consecuencias de un mal dormir

  • Cambios de humor.
  • Irritabilidad.
  • Fatiga.
  • Pérdida de atención y concentración.
  • Hiperactividad.
  • Disminución de la habilidad cognitiva.
  • Periodos de microsueño.
  • Apagón de procesos mentales, centro de pensamiento lógico que trae como consecuencia que se presenten errores.
  • Aumento del apetito.
  • Disminuye el gasto energético.
  • Se alteran dos hormonas: la leptina (hormona de la saciedad) y grelina, por lo cual hay riesgo de diabetes, mayor resistencia a la insulina.

 Recomendaciones

  • Respetar los horarios de dormir.
  • Hacer una cena ligera.
  • Hacer ejercicio lejos de la hora de dormir.
  • No consumir alcohol, tabaco y cafeína.
  • No dejar tareas y actividades para último momento, debido a que esto no le permitirá descansar y dormir.
  • Duerma en una habitación bien ventilada pero evite el exceso de frío.
  • Elimine del ambiente cualquier molestia como ruidos o exceso de luz.
  • No llevar los problemas a la cama.
  • Mantener horarios regulares de alimento, ejercicio y sueño.
  • Evitar las siestas o no alargarlas por más de media hora.

Para optimizar y tener un descanso reconfortante recomendamos contar con un sistema de sueño Nikken que se basa en los 7 puntos de Bienestar:  Buen soporte y ergonomía, confort, ventilación, masaje, relajación, termorregulación y mejora el descanso.

Para mayor información puedes contactarnos a info@bienestarnaturalgt.com o a nuestro número (502) 2314-3590 podemos surtir a México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Colombia, Peru, Ecuador.

Fuente:  nikkenblog.com

El ABC del Sueño

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.