El Cacao es la mejor fuente natural de los siguientes nutrientes:

ANTIOXIDANTES: El cacao contiene una de las mayores concentraciones de antioxidantes de cualquier alimento del mundo. Estos antioxidantes incluyen polifenoles, flavonoides, catequinas y epicatequinas. Por eso, el cacao contiene más antioxidantes que el vino tinto, los arándanos, el açaí, las granadas y las bayas de goji combinadas.

Los antioxidantes nos protegen de las enfermedades asociadas a la edad. Funcionan como un escudo que protege nuestro ADN del daño de los radicales libres, evitando la oxidación en nuestro cuerpo por lo tanto luchando contra el envejecimiento. Algunos estudios hablan de que los antioxidantes en el cacao pueden llegar a nuestras células en unos 30 minutos.

Los superalimentos ricos en antioxidantes como el cacao, como norma general potencian a las súper-hierbas como los hongos medicinales (reishi, cordyceps, chaga, maitake, shiitake, melena de león, coriolus…), el asgtragalus, el pau d’arco, la uña de gato y otros… El cacao es pues, en sí mismo, una verdadera fuente de juventud.

MAGNESIO: El cacao parece ser el alimento número uno como fuente de magnesio, uno de los más grandes minerales alcalinos.

El magnesio apoya el corazón, aumenta el poder del cerebro, provoca movimientos peristálticos (de los intestinos), relaja los calambres menstruales y demás síntomas premenstruales, relaja los músculos, aumenta la flexibilidad, ayuda a la formación de unos huesos fuertes previniendo la calcificación y la osteoporosis e incrementa la alcalinidad.

Cuando el cuerpo tiene suficiente magnesio, las venas y las arterias hacen un suspiro de alivio y relax, lo que disminuye la resistencia y mejora el flujo sanguíneo, el del oxígeno y los nutrientes en todo el cuerpo. Los estudios muestran que una deficiencia de magnesio no sólo está asociado a problemas coronarios, también a los ataques de corazón, la falta de suficiente magnesio promueve el daño causado por los radicales libres al corazón.

El Magnesio es el mineral principal más deficiente de la Dieta Americana Standard (SAD); sobre el 80% de los estadounidenses padece de deficiencia crónica de magnesio. El cacao tiene suficiente magnesio para ayudar a revertir las carencias de este mineral.

HIERRO: El cacao contiene un 314% de la U.S. RDA (cantidad recomendada diaria) de hierro por cada ración de 28 gramos. Como es bien sabido, el hierro es un mineral crítico en la nutrición. El hierro forma parte de la hemoglobina, una proteína encargada de transportar oxígeno, que se encarga de mantener nuestra sangre sana y lucha contra la anemia.

CROMO: El Cromo es un mineral traza importante que ayuda a equilibrar el azúcar en sangre. Cerca del 80% de americanos padecen de deficiencia de este mineral traza. El cacao contiene suficiente cromo para ayudar a revertir las deficiencias de este mineral.

MANGANESO: El cacao es una fuente rica en manganeso, un mineral traza esencial. El manganeso ayuda al hierro en el proceso de oxigenación de la sangre y la formación de hemoglobina. Curiosamente, el manganeso se encuentra también concentrado en las lágrimas.

ZINC: El cacao es una excelente fuente de Zinc, otro mineral traza esencial. El Zinc juega un papel crítico en nuestro sistema inmunológico, hígado, páncreas, fluidos sexuales y piel. Además, el Zinc está involucrado en cientos de reacciones enzimáticas en todo el cuerpo humano. El Zinc se vuelve más biodisponible después de habernos realizado una limpieza y desintoxicación (detox) de metales pesados.

COBRE: El Cobre es un mineral traza esencial. Se encuentra de forma natural como parte del complejo de vitamina C en las plantas, incluyendo el cacao. En el cuerpo humano, el cobre ayuda a construir sangre sana y una inmunidad fuerte.

VITAMINA C: El ácido ascórbico fue descubierto en 1928 por un científico de Budapest llamado Albert Szent-Györgyi. En 1937 fue galardonado con el Premio Nobel por Fisiología y Medicina en reconocimiento a sus descubrimientos sobre los procesos de oxidación biológica, con especial referencia a la vitamina C.

Debemos agradecerle a Linus Pauling por darnos luz respecto al valor de la vitamina C tanto como súper-medicina como potenciador de otros compuestos. Linus Pauling ganó dos Premios Nobel (Química en 1954 y Paz en 1962). 28 gramos de nibs de cacao (los trocitos que se encuentran en el interior de las semillas) suministran el 21% de la cantidad recomendada diaria por la U.S. RDA de vitamina C. Esto viene a ser unos 44 mg por cada 100 gramos de cacao. Este es un valor extraordinariamente alto tratándose de un fruto seco o semilla. El cacao debe ser crudo-“raw” para contener vitamina C. Todo chocolate cocinado (temperaturas superiores a 42ºC) y procesado habrá perdido toda su valiosa vitamina C.

ACIDOS GRASOS OMEGA-6: El cacao contiene ácidos grasos esenciales omega-6. Todos los chocolates cocinados y procesados contienen ácidos grasos omega-6 rancios (grasas trans) que pueden causar una reacción inflamatoria cuando uno los come. Este es el árbitro final en el tema chocolate crudo versus cocinado. Los maestros chocolateros no pueden huir del hecho de que una vez la semilla de cacao es cocinada su producto queda automáticamente contaminado por ácidos grasos esenciales rancios.

FENILETILAMINA (PEA): Las Feniletilaminas (PEAs) son una clase de compuestos encontrados en abundancia en el cacao. Hay distintas frecuencias de feniletilaminas en el cacao que son o bien destruidas o coaguladas al tostar las semillas de cacao. Debido a que las feniletilaminas son sensitivas al calor, por lo que no se encuentran presentes en el chocolate orgánico convencional, cocinado y procesado.

Las PEA son una clase principal de químicos que nosotros producimos en nuestros cuerpos cuando nos enamoramos. Esta es seguramente una de las principales razones por las que el amor y el chocolate mantienen una conexión tan profunda. Las PEA también juegan un rol importante en el incremento de la atención y la alerta.

Una concentración mayor del 2.2% de PEA y la significante concentración de magnesio en el cacao parecen ser uno de los principales supresores naturales del apetito.

Las semillas de cacao no contienen azúcar y aproximadamente el 50% de grasa dependiendo de la variedad y las condiciones de cultivo. Un 50% de contenido graso es verdaderamente bajo comparado con otros frutos secos y semillas. No hay evidencia que implique el consumo de semillas de cacao con la obesidad. El cacao es, en verdad, uno de los principales alimentos que ayudan a la pérdida de peso debido a que su extraordinario perfil nutricional contiene los minerales y las moléculas de Feniletilaminas inhibidoras del apetito.

ANANDAMIDA: La Anandamida es una endorfina canabinoide que el cuerpo humano produce de forma natural después de realizar ejercicio. La Anandamida sólo ha sido encontrada en una planta: el cacao. La Anandamida es también conocida como el “químico de la felicidad” o “químico del éxtasis” debida a que el cuerpo la libera cuando nos sentimos bien. El cacao contiene inhibidores enzimáticos que disminuyen la capacidad de nuestro cuerpo para descomponer la Anandamida. Esto significa que cuando nosotros comemos cacao la Anandamida natural y/o la Anandamida del cacao tiende a permanecer en nuestro cuerpo por más tiempo, haciéndonos sentir bien durante más tiempo. Se trata, pues, de un neurotransmisor generador de sensaciones positivas.

TRIPTOFANO: El cacao contiene cantidades significativas del aminoácido esencial Triptófano, un poderoso nutriente con capacidad para mejorar el estado de ánimo. Conforme a la investigación realizada a partir de los datos cruzados obtenidos en Internet, el cacao en polvo contiene entre un 0,2-0,5% de Triptófano.

La presencia de triptófano en la dieta es crítica para la producción de serotonina, nuestro principal neurotransmisor. Una vez está presente en nuestro cuerpo, el triptófano reacciona con la vitamina B6 y la vitamina B3, en presencia de magnesio, para producir serotonina. Cuando se mejora la función de la serotonina, disminuye la ansiedad y literalmente mejora nuestro escudo de defensas contra el estrés tanto neurológico como psicológico.

El triptófano es volátil al calor y susceptible de ser dañado o destruido al someterse al calor. Como resultado de esto, el triptófano generalmente se encuentra de forma muy deficitaria en los alimentos cocinados, incluso si la ingesta de proteína de origen animal es elevada. Este sería un factor muy significativo, junto con otros, que podría explicar el por qué la depresión está tan en alza. Comer semillas de cacao crudas (raw), sería por tanto un excelente modo de obtener triptófano a través de nuestra alimentación.

SEROTONINA: El cacao es rico en la triptamina serotonina. La serotonina es el principal neurotransmisor en el cuerpo humano y en casi todas las cosas con vida. La serotonina, químicamente, es parecida al triptófano y a la melatonina. La serotonina nos ayuda a mantener un fuerte sistema de defensas contra el estrés, se trata de un anti-estrés totalmente natural. Si los niveles de serotonina son altos, el mundo se podría estar colapsando y nosotros nos seguiríamos sintiendo bien. Si los niveles de serotonina son bajos, todo podría ir bien pero nosotros nos seguiríamos sintiendo muy mal. La serotonina funciona como un regulador del sueño y un potente antidepresivo.

FIBRA: El cacao contiene un tipo de fibra soluble extraordinaria. Se trata de una fibra tan perfecta para el sistema digestivo humano que el cacao puede ser batido, machacado, y pulverizado conservando todas sus propiedades en el sentido de ayudarnos a limpiar nuestros intestinos y mantenerlos sanos.

METILXANTINAS: CAFEINA Y TEOBROMINA

¿Contiene el cacao cafeína? Contrariamente a la opinión popular, el cacao es una fuente pobre de cafeína. Una dosis típica de nibs de cacao o semillas nos aportará de cero a 100 partes por millón de cafeína (menos de 1/20 de la cafeína presente en una taza de café convencional).

Hoy sabemos que el cacao es una de las fuentes más ricas de una substancia peculiar e interesante llamada teobromina, un químico pariente cercano y metabolito de la cafeína. La teobromina funciona como vigorizante y tonificante de todo nuestro organismo.

La teobromina, como la cafeína, y también como el tan efectivo para mejorar los cuadros asmáticos metilxantina teofilina, pertenece al grupo químico conocido como xantinas alcaloides. Los productos del chocolate contienen algo de cafeína, pero para nada en cantidades suficientes como para explicar la atracción, fascinación, adicción y efectos del chocolate.

El cacao suele contener sobre un 1% de teobromina. La teobromina es una substancia antibacteriana muy efectiva capaz de matar al streptococci mutans (el principal organismo causante de las caries). La teobromina es un químico pariente de la cafeína pero no es un estimulante del sistema nervioso. La teobromina dilata el sistema cardiovascular, haciendo que el trabajo del corazón sea más fácil. Esta es una de las principales razones por las que el cacao es tan importante en la alimentación para un corazón sano.

En febrero de 2008, el Dr. Gabriel Cousens descubrió en estudios clínicos con gente sana que el cacao no elevaba el azúcar en sangre del mismo modo que lo hace los alimentos o bebidas que contienen cafeína. De hecho, el Dr. Cousens encontró que el cacao tenía menos efecto sobre los niveles de azúcar en sangre que cualquier otro alimento. El cacao aumenta el azúcar en sangre sólo un 6-10%. Los alimentos que contienen estimulantes pueden elevar el azúcar en sangre más de un 30%.

¿CONTIENE EL CACAO EL PERJUDICIAL ÁCIDO OXÁLICO?

El cacao contiene aproximadamente entre 1520 y 5000 partes por millón de ácido oxálico. Es esto perjudicial? Si tenemos en cuenta que alimentos comunes como el amaranto, el perejil, la verdolaga o las espinacas tienen un contenido mucho más elevado de ácido oxálico, la respuesta es claramente negativa. También hay que tener presente que cuando el ácido oxálico es cocinado, se une al calcio y se asienta en los riñones. Otra razón para comer el cacao crudo (raw).

COMPUESTOS PARA UNA LIMPIEZA CARDIOVASCULAR

Como las bayas de goji, el cacao contiene los compuestos N-caffeoyldopamine y N-coumaroyldopamina y sus análogos. Estos compuestos suprimen significativamente una molécula receptora de adhesión, P-selectina, que pega las plaquetas a los glóbulos blancos y a las paredes de las venas incrementando la inflamación. Niveles elevados de P-selectina en sangre han sido asociados con un alto riesgo de coágulos cardiovasculares (trombosis).

PRODUCCIÓN DE HORMONAS SALUDABLES: El cacao es una excelente fuente de minerales y grasas solubles, por lo que también es capaz de tener una influencia en las glándulas del sistema endocrino para producir hormonas naturales y saludables.

A modo de anécdota, también queremos comentar que distintas investigaciones realizadas por universidades americanas citan que cuanto más cacao uno ingiere, más tiempo uno vive! Existe el caso documentado (records oficiales) de Jeanne Calment, la mujer más longeva viva de toda la historia de occidente, que vivió 122 años y 164 días, y comía un kilo de cacao a la semana. Como ya hemos comentado, el cacao es relativamente bajo en acido oxálico también.

Fuente:  thelivingfood.com/theobroma-cacao/

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.