Como prevenir Preeclampsia y Eclampsia en el embarazo

Durante el embarazo, la mujer pasa por cambios drásticos; más que en ninguna otra etapa de su vida. El embarazo es todo un reto lleno de potenciales complicaciones para la madre y el hijo que están a merced de la genética, que puede ser la razón principal de estos retos. Ambos son susceptibles al ambiente, el aire, la comida y los líquidos que consumen.  Es especialmente importante el limitar o evitar la exposición toxinas y teratógenos (sustancias que causan defectos de nacimiento).  La salud en general y una buena nutrición son importantes para ambos madre e hijo, las vitaminas y antioxidantes generalmente juegan un papel muy importante durante este periodo. El glutatión también tiene importancia en este periodo y prueba ser indispensable.

Muchas mujeres embarazadas son susceptibles a la hipertensión, esto es causado por cambios hormonales y cambios en el volumen de la sangre y la circulación. Algunas mujeres son hipertensas y otras solo experimentaran este problema durante el embarazo. Cerca de 1 en 20 manifiestan una condición más seria llamada preeclampsia.

Preeclampsia, eclampsia e hipertensión en el embarazo.

Los síntomas de la preeclampsia son la hipertensión, proteinuria (proteína en la orina) y edema – acumulación de agua en los tejidos particularmente en las manos, pies y rostro. Ocurre generalmente en la semana 20 de la gestación, y la semana previa al parto. Su causa es desconocida pero los obstetras consideran que es una enfermedad vascular. Ocurre más comúnmente en primeros embarazos y en mujeres que ya tiene hipertensión.

Si no se tienen los cuidados necesarios, en uno de 200 casos la preeclampsia se desarrolla a eclampsia, una condición muy seria, caracterizada por ataques convulsivos y coma. Si no se tratan las complicaciones de la eclampsia, suele ser fatal, así que debe tratarse agresivamente. Otra complicación mayor de la pre-eclampsia es el Síndrome de rompimiento de los glóbulos rojos, enzimas hepáticas elevadas, y baja de conteo de plaquetas.

El tratamiento para un caso de eclampsia incluyen el descanso en cama, tomar muchos líquidos y soporte nutricional.  Intentos de estimular el orinar y estabilizar los niveles de fluidos con diuréticos no tiene resultados. La presión sanguínea y los síntomas neurológicos son mejor controlados con sulfato de magnesio intravenoso e hidralazina.  La solución final para los pacientes con eclampsia es el parto, que generalmente se induce con cesárea.

Preeclampsia y el glutatión

Muchos científicos han encontrado que cuando el embarazo se complica por preeclampsia, hay una caída precipitada de las funciones antioxidantes en el paciente.   Se ha ligado a la circulación de grasas circulando en sangre (peroxidación de lípidos) lo cual daña al endotelio (cubierta delgada de los vasos sanguíneos). La subsecuente constricción de los músculos en las arterias lleva a un estrechamiento de los pasajes y la baja de flujo sanguíneo. Combinado con las altas demandas del embarazo, esto lleva a una cascada de eventos que pueden llevar a la eclampsia.

Los investigadores han demostrado consistentemente que los niveles de glutatión en las mujeres embarazadas hipertensas son muy bajos y una medida de estos niveles nos puede ayudar a determinar la gravedad de la enfermedad. Un equipo en Londres, Inglaterra, intento controlar los síntomas de pacientes en preeclampsia, mujeres en casos severos que no respondían a la terapia tradicional fueron tratadas elevando sus niveles de glutatión.  La presión arterial, la activación de plaquetas, la resistencia a orinar, todos mejoraron sin ningún compromiso del feto. En otras palabras, se revirtieron los síntomas de este desorden.

Glutatión y toxicología en el embarazo.

De acuerdo a estudios recientes, el feto parece estar bajo en defensas antioxidantes, y depende de la buena salud de la madre, en cuyo caso, cualquier elemento que baje estos niveles (como el tabaco, el café o el alcohol) puede comprometer la salud del feto. El feto crece del embrión, y el glutatión es sumamente alto en el tejido conceptual del embrión. El tejido conceptual es una masa extraordinaria de células que se diferencian y crecen en órganos y tejidos del feto humano. El proceso de desarrollo de órganos (organogénesis) es extremadamente sensible, pero en este nivel esta extremadamente protegido por altos niveles de glutatión. Los investigadores han estudiado la posibilidad de que elevar los niveles de glutatión protegerá al bebe de sustancias tóxicas en el ambiente.

Algunos pediatras han tratado de encontrar una relación directa entre los niveles de defensa antioxidante de glutatión a la frecuencia y severidad de los defectos de nacimiento. En la Universidad de Washington se comparó la frecuencia de defectos en el tubo neural con los niveles de glutatión y se encontró una relación directa. En un estudio en Ucrania se recolectaron placentas de madres de todo el país. Algunas de ellas de áreas con un contaminación radioactiva, y como se esperaba, las placentas de las áreas contaminadas tenían niveles más bajos de glutatión. Este estudio asoció a las placentas con niveles más bajos de glutatión en embarazos con complicaciones.

En rol del glutatión en el desarrollo del embrión, el feto y la placenta es crucial. Este constantemente trabajará como una protección contra los radicales libres y las toxinas que puedan provocar daño en cualquiera de los procesos del embarazo. Sin el glutatión estas sustancias pueden provocar que el niño tenga una gran variedad de problemas de desarrollo y de nacimiento. Una vez que pasó el período de laorganogénesis, la única protección de glutatión del feto se encuentra en la placenta. Hay muchas similitudes entre la placenta y el hígado, ambos filtraran las toxinas y requieren niveles elevados de glutatión.

Muchos problemas de salud durante el embarazo como la hipertensión, la preeclampsia, y la diabetes gestacional coinciden con niveles bajos de glutatión.

El glutatión juega un papel crucial en el desarrollo embrionario, fetal y placentario. Está constantemente trabajando como depurador de radicales libres y como enzima desintoxicante de decenas de sustancias y toxinas foráneas. Sin el GSH, estas sustancias pueden orillar al niño hacia una variedad desconcertante de problemas de desarrollo y salud. Después de la etapa de la organogénesis, la protección principal del GsH para el niño en útero le llega desde fuera de su propio cuerpo; lo recibe a través de la placenta. Hay una interesante similitud entre la placenta y el hígado. Entre sus muchas funciones, ambos actúan como filtros para las toxinas, y ambos tienen altos niveles de GSH en sus tejidos.  No es coincidencia...  Muchas complicaciones comunes del embarazo, incluso la hipertensión, la preeclampsia, y la diabetes gestacional coinciden con los niveles bajos de glutatión. La disminución de GSH puede causar muchas dificultades en el embarazo. Una gran cantidad de investigaciones se está llevando a cabo usando estrategias para mejorar el GSH, y así combatir estos problemas. Ya existe algo de éxito, y mucho optimismo. 

Fuente:  Blog Salud en Línea.  Libro Glutatión, La clave para tu salud.    Jimmy Gutman MD. 

Para información y detalles de Immunocal comunícate al WhatsApp (502) 4930-9329 

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.