¿Cloro en el agua de la ducha?

¿Es bueno para nuestra salud ducharnos todos los días?

¿Es saludable el agua con la que nos duchamos o nos bañamos?

Regularmente nos duchamos al menos una vez al día con la creencia de que es bueno para nuestra salud y belleza.

Existencia pocas evidencias científicas de que el cloro en el agua potable sea malo para la salud, esto es más evidente al hablar de la ducha. Incluso los profesionales de las empresas de agua municipales admitirán los riesgos con duchas de agua caliente, ya que el agua vaporiza el cloro y forma THMs, una sustancia cancerígena. Hay una serie de efectos secundarios asociados a la ducha con agua con cloro, incluyendo:

  • Piel seca o irritada
  • Pelo frágil, seco o encrespado
  • Pérdida de cabello
  • Ojos rojos o irritados
  • Senos nasales irritados

Lo más preocupante es la formación de THMs. Cuando el cloro reacciona con la materia orgánica en agua agua caliente forma subproductos desinfectantes, p. Trihalometanos (THM), de los cuales al menos uno puede ser cancerígeno de entre todos los que forma.

Es importante prevenir que lamentarse. Estas sustancias son especialmente peligrosas para niños y mujeres embarazadas.

Ducharse con agua con cloro también puede ser perjudicial para las personas que tienen condiciones preexistentes de la piel como eccema, psoriasis o rosácea. Eliminar el cloro del agua reducirá el riesgo de desarrollar una enfermedad grave, así como mejorar tu apariencia.

Algunos estudios muestran efectos similares a los de la exposición extensa al sol. EPA (la Agencia de Protección de Energía de EE.UU.): “los subproductos de cloro desencadenan la producción de radicales libres en el cuerpo, causando daño celular, y son altamente cancerígenos“.

No solamente el cloro es perjudicial, también la cloramina utilizada por algunos proveedores de agua pública genera los mismos riesgos.

Efectos que pueden tener en la salud ducharse todos los días

 

La calidad del agua potable es un factor determinante de nuestra salud y bienestar. Es importante tener en cuenta no sólo la presencia de patógenos o contaminantes, sino también la adición de químicos que pueden causar daños. El cloro es un producto químico que se utiliza típicamente como desinfectante en los suministros públicos de agua como una forma efectiva de reducir el nivel de bacterias patógenas en nuestro agua corriente.

Desafortunadamente, este producto químico, y otros desinfectantes químicos comunes, también pueden tener un impacto dañino en las bacterias beneficiosas de nuestro cuerpo.

Cuando el cloro se usa como tratamiento de agua, se combina con materia orgánica para formar compuestos llamados trihalometanos (THMs), también conocidos como subproductos desinfectantes. Uno de los THMs más comunes que se forman es el cloroformo, que es un carcinógeno conocido. Otros THM formados incluyen las di- y tricloraminas formadas cuando se utiliza la cloramina como agente desinfectante. Estos compuestos son tóxicos cuando se consumen, inhalan o aplican a la piel.

Las investigaciones realizadas sobre los efectos en la salud del agua potable clorada han demostrado una variedad de problemas de toxicidad. Varios estudios han encontrado que las comunidades que usan agua potable clorada tienen un mayor riesgo de cáncer de vejiga, riñón y recto. Los THM del agua tratada químicamente se han asociado con una variedad de resultados de parto deficientes, como aborto espontáneo, defectos congénitos y bajo peso al nacer. Los vapores de cloro y cloramina están asociados con un mayor riesgo de asma y pueden dañar el revestimiento mucoso del tracto respiratorio. Los radicales libres en el agua clorada se han relacionado con el mal funcionamiento del hígado, el debilitamiento del sistema inmunológico y los cambios prearterioscleróticos en las arterias.

Aunque no ha habido investigaciones sustanciales sobre el tema, es razonable suponer que el agua clorada afecta negativamente a la flora intestinal beneficiosa. El cloro es un poderoso agente antimicrobiano, y es un pesticida eficaz contra muchas cepas diferentes de bacterias. Los compuestos del agua desinfectada pueden llegar al intestino no sólo a través del agua potable, sino también a través de duchas y baños diarios.

Ducharse y bañarse en agua clorada puede exponernos a más cloro y sus subproductos que beber esta agua desinfectada.

Mientras que nuestros cuerpos pueden filtrar gran parte del cloro de nuestra agua potable, los THM y otros subproductos desinfectantes que inhalamos durante las duchas y baños pueden ser mucho más dañinos, ya que el gas de cloro que inhalamos entra directamente en nuestro torrente sanguíneo. Por lo tanto, incluso si filtras el agua que bebes, la cantidad de toxinas a las que estás expuesto en la ducha o el baño diario, por inhalación o absorción de la piel, puede ser motivo de mayor preocupación.

La investigación ha demostrado que el riesgo de cáncer asociado con el agua clorada puede deberse en realidad a ducharse y bañarse, en lugar de beber el agua desinfectada. Esto sugiere que muchos riesgos para la salud del cloro pueden estar específicamente relacionados con la exposición cutánea y por inhalación. De hecho, la dosis de cloroformo de una sola ducha de diez minutos es igual y posiblemente mayor que la dosis media de dos litros de agua que se ingiere diariamente.

La filtración del agua de la ducha y del baño puede ser incluso más importante para tu salud que la del agua que bebes.

La filtración de cloro es bastante simple, siempre y cuando utilices algún nivel de tecnología para removerlo de tu ducha o agua de baño.

La cloramina se puede eliminar para el agua potable mediante un bloque de carbón o un filtro de carbón activado que se puede instalar en un grifo de cocina. Además, tanto el cloro como la cloramina pueden ser eliminados para propósitos de baño disolviendo la vitamina C en el agua del baño. Una tableta de vitamina C de 1000 mg neutralizará la cloramina en una bañera promedio.

Otros métodos simples para reducir la exposición al cloro y a la cloramina incluyen: tomar duchas más cortas o menos frecuentes, evitar duchas excesivamente calientes (ya que el calor elevado aumenta la cantidad de vapor) y cortar el agua mientras te enjabonas. Estas técnicas te ayudarán a disminuir tu exposición si la filtración o declorinación no es una opción.

¿Te habías puesto a pensar lo indispensable que es un filtro de ducha para una buena salud?

Si deseas información o adquirir un filtro para tu dicha puedes ingresar a nuestra tienda virtual con tecnologías para la salud:

https://bienestarnaturalgt.mitiendanikken.com

Fuente:  aguasuave.com/es-malo-ducharse-todos-los-dias/

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.