GSH esencial para un período perinatal y bebes saludables

Una de las principales complicaciones del parto (el período perinatal) es el suministro inadecuado de oxígeno al bebé (hipoxia).  Antes de la separación de su madre, el bebé es dependiente para su oxígeno en los suministros umbilicales, pero esto puede verse comprometido durante el parto. Por varias razones, es posible que el bebé también sufra dificultades respiratorias. En cualquier de los casos, las consecuencias de la hipoxia son problemáticos, y se hace todo lo posible por evitadas. Cuando el bebé no reciba suficiente oxígeno, las células individuales son incapaces de mantener los niveles de energía. Esto da como resultado el daño hipóxico. 

Una molécula – trifosfato de adenosina (ATP) – se encarga de transportar la energía de los generadores de poder (mitocondrias) desde las células individuales.  Debido a que el GSH estimula la producción del ATE se puede considerar antihipóxico. Otra complicación del niño hipóxico es la peroxidación lipídica, que también se aborda por el GSH.  Además, hay muchas razones para creer que también ayudaría a los niños que sufren de la disminución de la función hepática (ictericia). 

 Oxígeno, fuente de la vida y el estrés oxidativo  

Es frecuente que los bebés prematuros necesiten terapia de oxígeno. Esto aumenta la producción de energía, pero también aumenta el estrés oxidativo, lo que explica por qué los problemas visuales se encuentran a menudo en los bebés prematuros.  La oxigenación excesiva hace que los tejidos inmaduros, tales como los que se encuentran en el margen de la retina, cierren sus vasos sanguíneos.  Esta condición se llama fibroplasia retrolental o retinopatía del prematuro, y tiene consecuencias tan graves como el desprendimiento de la retina.  Los antioxidantes pueden ser un antídoto potencial de este efecto secundario de la terapia de oxígeno.  A. Papp de Hungría sugiere que al suministrar a las madres los aminoácidos que contienen azufre, se mantienen los niveles de GSH; esto ayuda a prevenir este problema. Otros problemas relacionados con altos niveles de oxígeno incluyen cambios en el desarrollo del sistema nervioso y la lesión pulmonar oxidativa.  Los animales recién nacidos tratados con BSO (un inhibidor del GSH) para agotar el glutatión experimentaron un incremento dramático en estos tipos de daños. J. Sastre y su grupo de España llevaron a cabo pruebas de laboratorio para demostrar la capacidad de la NAC para disminuir el estrés oxidativo en los recién nacidos; la NAC se suministró a las madres. L.A. Brown de la Universidad de Emory en Atlanta fue capaz de prevenir con suplementos de GSH, la lesión pulmonar inducida por el oxígeno en los mamíferos. Hay muchas razones para creer que los niveles elevados de GSH en la madre contrarrestan los efectos negativos de muchas complicaciones perinatales.  

El glutatión juega un papel crucial en el desarrollo embrionario, fetal y placentario. Está constantemente trabajando como depurador de radicales libres y como enzima desintoxicante de decenas de sustancias y toxinas foráneas. Sin el GSH, estas sustancias pueden orillar al niño hacia una variedad desconcertante de problemas de desarrollo y salud. Después de la etapa de la organogénesis, la protección principal del GsH para el niño en útero le llega desde fuera de su propio cuerpo; lo recibe a través de la placenta. Hay una interesante similitud entre la placenta y el hígado. Entre sus muchas funciones, ambos actúan como filtros para las toxinas, y ambos tienen altos niveles de GSH en sus tejidos.  No es coincidencia...  Muchas complicaciones comunes del embarazo, incluso la hipertensión, la preeclampsia, y la diabetes gestacional coinciden con los niveles bajos de glutatión. La disminución de GSH puede causar muchas dificultades en el embarazo. Una gran cantidad de investigaciones se está llevando a cabo usando estrategias para mejorar el GSH, y así combatir estos problemas. Ya existe algo de éxito, y mucho optimismo. 

El glutatión es el antioxidante más importante del organismo y está involucrado en los procesos desinflamatorios. De esta manera la suplementación de la madre con precursores de glutatión es importante para rectificar cualquier déficit de glutatión en el feto y poder desarrollar correctamente el sistema inmunológico del mismo. 

Es importante que además de las vitaminas y minerales que las mujeres embarazadas deben tomar, tomen adicionalmente precursores de glutatión y suplementos de Omega-3 (DHA), ambos ayudaran a eliminar cualquier inflamación que pudiera perjudicar el desarrollo del feto. 

Fuente:  Libro Glutatión, La clave para tu salud.    Jimmy Gutman MD. 

Para información y detalles de Immunocal comunícate al WhatsApp (502) 4930-9329 

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.