Glutatión para el manejo de enfermedades autoinmunes.

¿Qué son las enfermedades autoinmunes? Son un desorden causado por una respuesta inapropiada del sistema inmune que decide atacar al mismo organismo.  Podríamos compararlo a una especie de golpe de estado, donde los soldados, en lugar de defender a los cuerpos de virus, bacterias y antígenos en general comienzan a atacar a nuestro propio cuerpo y tejidos. Esta respuesta se considera disfuncional. 

Nuestro sistema inmune en lugar de defendernos de los agentes externos desata una guerra atacando a nuestro organismo, se destruye a sí mismo. 

En un desorden autoinmune, el cuerpo confunde los tejidos sanos con invasores externos, los ataca y los destruye. Las siguientes son algunas de las más comunes de las enfermedades autoinmunes: 

  • Lupus 
  • Miastenia Gravis 
  • Síndrome de fatiga crónica 
  • Artritis reumatoide 
  • Esclerosis múltiple 
  • Polimiositis 
  • Púrpura tombocitopénica 
  • Enfermedad deLou Gehrig o ALS 
  • Fibromialgia 
  • Enfermedad de Grave 
  • Enfermedad de Crohn 
  • Síndrome Miofacial 
  • Enfermedad indiferenciada del tejido conectivo 
  • Síndrome de Sjorgren 

Las alergias, aunque son una respuesta autoinmune, no están clasificadas dentro de las enfermedades autoinmunes. En este caso una sustancia inofensiva como el polen es confundido por el sistema inmune con una sustancia potencialmente peligrosa y como resultado puede reaccionar agresivamente produciendo síntomas indeseables. 

El sistema inmune de los seres humanos es bastante complejo. Nuestros glóbulos blancos o linfocitos son responsables de pelear en contra de las infecciones. Dentro de estos tipos de glóbulos blancos hay varios tipos de células T. 

En el caso de las enfermedades autoinmunes, la delicada interacción entre todos los componentes del sistema inmune se pierde. En algunos casos, como en la artritis reumatoide, el lupus y el envejecimiento, notamos que las células T asesinas muestran una respuesta debilitada a los invasores externos.  Hay también condiciones de inflamación crónica que se asocia a esto, que es la evidencia de que el sistema inmunológico está tratando de pelear contra lo que cree que es un invasor. 

En el caso de la Esclerosis Múltiple, la forma en la que el cuerpo se ataca a sí mismo es destruyendo la capa de mielina que cubre las fibras nerviosas. Esta destrucción deja cicatrices o placas que producen una especie de cortos circuitos en las señales eléctricas que son conducidas a través de estas fibras. 

Es claro por los resultados arrojadas que para prevenir los efectos de las enfermedades autoinmunes necesitamos hacer básicamente dos cosas: combatir el estrés oxidativo producido por los radicales libres y balancear la respuesta del sistema inmunológico. 

En personas con problemas autoinmunes o un sistema inmune debilitado se han encontrado niveles mucho más bajos de glutatión. 

¿Existe algo natural capaz de encargarse de ambos aspectos a cubrir? 

El glutatión para revertir el estrés oxidativo 

Existe una enorme cantidad de investigaciones acerca de las propiedades antioxidantes del glutatión.  El glutatión es en sí una pequeña proteína que se produce en el interior de las células y está involucrado en cientos de funciones en el organismo, entre las más importantes podemos encontrar: protegernos contra el estrés oxidativo, regular las funciones del sistema inmunológico y desintoxicar el organismo. 

Todos los días nuestros cuerpos trabajan arduamente para sobrellevar los efectos de las toxinas ambientales, las intolerancias alimentarias, las dietas inflamatorias altas en azúcar pero bajas en nutrientes, la privación del sueño y el estrés crónico. Para minimizar el daño, es importante apoyar los niveles de glutatión.   Para aquellos con autoinmunidad y falta de sensibilidad intestinal, es de vital importancia apoyar el glutatión.  El glutatión protege las células contra la inflamación, apoya la inmunidad y apoya la regeneración de la barrera hematoencefálica y el revestimiento intestinal.  Estamos diseñados para mantener niveles suficientes de glutatión de fuentes dietéticas, pero cuando nuestros estilos de vida excesivamente agitados y la exposición a toxinas, dietas malas y estrés crónico superan nuestro sistema, nuestros niveles de glutatión se agotan. 

Esto aumenta el riesgo de: 

  • Sensibilidades a metales pesados. 
  • Sensibilidades químicas 
  • Trastornos inflamatorios e inmunitarios.  
  • Enfermedades autoinmunes y erupciones 
  • Permeabilidad intestinal (intestino permeable)
     

Glutatión: la primera línea de defensa contra el estrés oxidativo.  Para entender por qué el glutatión es tan importante, es útil saber un poco sobre el estrés oxidativo y el daño de los radicales libres. 

Los radicales libres son moléculas potencialmente dañinas en el cuerpo que son el subproducto de procesos bioquímicos naturales. También se encuentran en nuestros alimentos, medicamentos, aire y agua.   Los radicales libres son inestables, lo que significa que tienen electrones no apareados y buscan otros electrones para emparejarse. Se dirigen a las mitocondrias, las fábricas de energía en cada célula, dañándolas en el proceso.  Esto es lo que causa la inflamación y la degeneración de los tejidos en un proceso llamado estrés oxidativo.  El glutatión es el principal antioxidante del cuerpo, lo que significa que combate el estrés oxidativo y el daño de los radicales libres. 

Cuando hay suficiente glutatión en las células, se ofrece a los radicales libres para que no intenten unirse a otras células. Si no hay suficiente glutatión en las células, los radicales libres pueden correr desenfrenadamente, lo que lleva al daño celular en la raíz de muchas condiciones degenerativas. 

Glutatión como la base para la salud intestinal y la salud inmune 

Cuando el revestimiento del intestino delgado se vuelve demasiado permeable, las toxinas, las moléculas de alimentos no digeridas y otros agentes patógenos pueden pasar al ambiente estéril del torrente sanguíneo.  Esto desencadena una inflamación sistémica (en todo el sistema), lo que aumenta el riesgo de sensibilidad a los alimentos, inflamación, dolor, degeneración cerebral y enfermedad autoinmune. 

El intestino permeable atormenta a muchos pacientes autoinmunes y abordar el intestino permeable es parte integral del manejo de la autoinmunidad.   Los niveles bajos de glutatión hacen que una persona sea más propensa a desarrollar intestinos con fugas y problemas relacionados, y los estudios demuestran que el glutatión desempeña un papel importante en la reducción de la inflamación intestinal y la integridad de la barrera intestinal. El intestino no es la única barrera que puede volverse permeable.  

Las personas también pueden desarrollar una barrera hematoencefálica con fugas o un tracto respiratorio con fugas si se agota el sistema de glutatión.  Una barrera de salud entre la sangre y el cerebro es importante para las funciones cerebrales debido a la conexión a lo largo del eje intestinal.  Si bien una dieta antiinflamatoria y un protocolo de fugas intestinales son vitales, es importante recordar apoyar los niveles de glutatión y el reciclaje de glutatión. 

Aumentar los niveles de glutatión. Nuestros estilos de vida expuestos a toxinas y estresados crónicos afectan a nuestros cuerpos tanto que hace que sea casi imposible mantener naturalmente las reservas adecuadas de glutatión. La buena noticia es que hay varias formas de apoyar el papel del glutatión en el cuerpo. 

Muchas personas con afecciones autoinmunes encuentran que es necesario un abundante glutatión para prevenir o amortiguar los brotes autoinmunes.  Además de respaldar los niveles de glutatión y el reciclaje, a continuación se presentan estrategias adicionales para prevenir el agotamiento del glutatión: 

Coma una dieta de alimentos integrales. Las comidas rápidas y procesadas contienen hormonas, azúcares en exceso, aditivos químicos, factores alterados genéticamente, antibióticos y otros ingredientes que causan estrés en el cuerpo y agotan el glutatión. 

Determine cualquier intolerancia a los alimentos y elimine esos alimentos de su dieta, ya que estresan su sistema inmunológico y los niveles impositivos de glutatión.  Una dieta de eliminación o pruebas de laboratorio pueden ayudarlo a determinar qué alimentos son inflamatorios para usted. 

Obtener la calidad adecuada de sueño. La falta de sueño es una de las principales causas de estrés en el cuerpo. Los problemas del sueño a menudo son secundarios a otra cosa, incluidos los problemas basados en el cerebro, y es posible que se requiera cierta investigación para encontrar la fuente. 

Reduce tu exposición a toxinas y contaminantes. Se encuentran a nuestro alrededor, como productos corporales, alfombras, muebles (productos ignífugos), limpiadores para el hogar, productos para el cuidado del césped y otros lugares. Con la cantidad de toxinas en el medio ambiente y el aire que no controlamos, es inteligente minimizar su exposición a las personas que pueda en su hogar. 

Maneje su enfermedad autoinmune. Las enfermedades autoinmunes o crónicas como la enfermedad de Hashimoto, la diabetes y la artritis reumatoide afectan al sistema inmunitario y dañan los tejidos. Esto agota el glutatión. 

Aumentar su estado de glutatión antioxidante, apoyar el reciclaje de glutatión y reducir las fuentes de agotamiento de glutatión puede desempeñar un papel importante en el manejo de enfermedades autoinmunes, inflamaciones, sensibilidades químicas, sensibilidad a los alimentos y otros problemas de salud crónicos. 

Cuando alguien que padece una enfermedad autoinmune consume glutatión, el glutatión funciona como un regulador de las funciones inmunológicas y ayuda a re balancear el sistema inmunológico. 

El glutatión, básicamente, sabe qué hacer y está bastante ocupado haciéndolo, corrigiendo el desbalance que una persona pueda llegar a tener, ya sea que tenga las defensas bajas o una enfermedad de índole autoinmune. 

Para información y pedidos de Precursor de Glutatión:  «Immunocal» puede comunicarse al 2314-3590 o al WhatsApp 4930-9329 

Fuentes: 

drknews.com/glutathione-autoimmune-disease/ 

es.sott.net/article/47600-El-glutation-en-el-tratamiento-de-las-enfermedades-autoinmunes 

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Un comentario

  1. Muy buen aporte, muy recomendable! Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.