DOLOR DE ESPALDA

Dolor de espalda

De forma general podemos decir que el dolor de espalda, particularmente el dolor de espalda baja, es muy común. Puede mejorar en unas pocas semanas, pero a veces puede durar más o seguir reapareciendo. 

En este artículo podrás conocer algunas cosas que puedes hacer para aliviar el dolor.

Causas del dolor de espalda

El dolor de espalda puede tener muchas causas.  No siempre es obvio qué lo causa y, a menudo, mejora por sí solo.

Una causa común de dolor de espalda es una lesión como un tirón muscular o distensión. Las distensiones son lesiones comunes que afectan los músculos y los ligamentos.

Comprueba si tienes un esguince o distensión

Reconoce la diferencia entre un esguince o distensión:

  • Tienes dolor, sensibilidad o debilidad, a menudo alrededor del tobillo, el pie, la muñeca, el pulgar, la rodilla, la pierna o la espalda
  • El área lesionada está hinchada o amoratada
  • No puedes poner peso sobre la lesión o usarla normalmente
  • Tienes espasmos musculares o calambres, donde tus músculos se tensan dolorosamente por sí solos..

Qué son los Esguinces:

Se trata del ligamento desgarrado o torcido (tejido que conecta las articulaciones)

Se da de forma más común en: muñecas, tobillos, pulgares, rodillas

Qué es Distensión

Es cuando el músculo está demasiado estirado o desgarrado (también conocido como músculo tirado)

Es más común en: rodillas, pies, piernas, espalda

Cómo tratar esguinces y torceduras

Durante los primeros días, sigue los 4 pasos para ayudar a reducir la inflamación y apoyar la lesión:

  • Descanso : detén cualquier ejercicio o actividad y trata de no poner peso sobre la lesión.
  • Hielo : aplica una compresa de hielo (o una bolsa de gel congelado) sobre la lesión durante un máximo de 20 minutos cada 2 o 3 horas.
  • Compresión : envuelve una venda alrededor de la lesión para sostenerla.
  • Elévalo : deber mantenerlo elevado sobre una almohada tanto como sea posible.

Para ayudar a prevenir la hinchazón, trata de evitar el calor (como baños calientes y compresas calientes), el alcohol y los masajes durante los primeros días.

Cuando puedas mover el área lesionada sin que el dolor lo detenga, trata de seguir moviéndolo para que la articulación o el músculo no se pongan rígidos.

  • Después de 2 semanas, la mayoría de los esguinces y distensiones se sentirán mejor.
  • Evita el ejercicio extenuante, como correr, hasta por 8 semanas, ya que existe el riesgo de sufrir más daños.
  • Los esguinces y distensiones graves pueden tardar meses en volver a la normalidad.
  • Los esguinces y las distensiones ocurren cuando se estira demasiado o se tuerce un músculo.

Algunas causas comunes de los esguinces y distensiones son no calentar antes de hacer ejercicio, los músculos cansados ​​y hacer deporte en exceso.

El Dolor de espalda también puede tener origen por condiciones como hernia discal, ciática o espondilitis anquilosante.

Hernia discal

Una hernia de disco es cuando un cojín blando de tejido entre los huesos de la columna se sale.  Puede ser doloroso si presiona los nervios.   El reposo, ejercicio suave, hidratación y suplementos alimenticios así como el tratamiento quiropráctico puede ayudar a mejorar esta condición.

Un disco deslizado (también llamado disco prolapsado o herniado) puede causar:

  • dolor de espalda baja
  • entumecimiento u hormigueo en los hombros, la espalda, los brazos, las manos, las piernas o los pies
  • dolor de cuello
  • problemas para doblar o enderezar la espalda
  • debilidad muscular
  • dolor en las nalgas, las caderas o las piernas si el disco presiona el nervio ciático

¿Qué causa un disco deslizado?

Pueden ocurrir por:

  • envejecimiento
  • hacer ejercicio en exceso
  • levantar objetos pesados ​​de forma incorrecta
  • vibraciones constantes u operación de maquinaria
  • sedentarismo o tener sobrepeso

No todas las hernias discales causan síntomas. Muchas personas nunca sabrán que han deslizado un disco.

Otras causas del dolor de espalda

En muy raras ocasiones, el dolor de espalda puede ser un signo de un problema grave, como un hueso roto, cáncer o una infección.

Cómo tratar el dolor de espalda

El dolor de espalda a menudo mejora por sí solo en unas pocas semanas.  Hay cosas que puedes hacer para ayudar a acelerar su recuperación.

  • mantenerse activo y tratar de continuar con tus actividades diarias
  • usar una bolsa de hielo (o una bolsa de gel congelado) envuelta en un paño de cocina para reducir el dolor y la inflamación
  • usar una compresa caliente (o una botella de agua caliente) envuelta en un paño de cocina para aliviar la rigidez de las articulaciones o los espasmos musculares
  • hacer ejercicios y estiramientos para el dolor de espalda

Antes de probar tratamientos como inyecciones o cirugía para el dolor de espalda, debe considerar la atención quiropráctica como tratamiento para el dolor de espalda.

¿Cuáles son algunos aspectos de la atención quiropráctica para tratar el dolor de espalda?

Los temas de Flexibilidad; fortalecimiento, equilibrio y ergonomía:

  • ¿A qué te dedicas en el trabajo? 
  • ¿Cómo se dobla, gira, levanta? 
  • ¿Viajas en coche todo el día? 
  • ¿Te sientas frente a una computadora? 

Se busca qué puede estar contribuyendo al dolor u otros síntomas que pueda estar experimentando.

Nuestro objetivo se enfoca en gran medida en que las personas vuelvan a las actividades que son importantes en sus vidas, ya sean relacionadas con el trabajo, familiares o sociales, o de naturaleza recreativa.  «Las personas activas son más sanas y más felices».

¿Trabajar desde casa causa dolor de espalda?

Si el espacio de trabajo de su hogar te está dejando con dolor de espalda, hay pasos que puede tomar para evitar que empeore.

haz un balance de tu espacio de trabajo en el hogar y pon en práctica estas recomendaciones

Escucha a tu cuerpo

Debes estar alerta a lo que tu cuerpo está tratando de decirte.   No existe una estación de trabajo ideal para el dolor relacionado con la columna y habrá personas que sientan menos dolor al estar sentados y otras personas no soporten el dolor estando de pie.

Usa una buena silla

Cuando se trata de la salud de la espalda, elije la función sobre la forma.  Debe darle soporte a tu columna.   Crea ángulos de 90 grados en tus caderas y rodillas cuando estés sentado. 

Se creativo

Haz que tu estación de trabajo sea más cómoda usando toallas o almohadas para apoyar la zona lumbar, usa una caja o contenedor de almacenamiento como reposapiés o apoyando su computadora portátil sobre libros para mantener la cabeza erguida y los ojos mirando al frente.

Haz pausas dinámicas

Establece recordatorios para ponerte de pie y moverte al menos una vez por hora.  Da unas cuantas vueltas alrededor de tu sala o cocina, sube y baja las escaleras. Practica ejercicios ligeros o estiramientos para que la sangre fluya.  Luego restablece tu postura de trabajo y vuelve a concentrarte.

Trabaja de manera más inteligente, no más dura

Siempre que sea posible, tómete un descanso del trabajo repetitivo con el panel táctil o el teclado utilizando los servicios de transcripción o las opciones de dictado. Use auriculares o audífonos para llamadas telefónicas, en lugar de sostener el teléfono cerca de su oído por períodos prolongados.

Practica hábitos saludables

Cuida tu salud en general haciendo ejercicio regularmente, mantente hidratado, aliméntate bien y reduce el estrés. Los ejercicios básicos fortalecen los músculos de la espalda para sostener la columna vertebral de manera más eficiente, y el ejercicio cardiovascular mejora el flujo sanguíneo. El estrés es uno de los principales contribuyentes al dolor de espalda, cuello y hombros.  Las técnicas simples de atención plena y la respiración profunda pueden ayudarte a relajar los músculos y liberar la tensión. 

El Cuidado Quiropráctico para el dolor de espalda

¿Qué tipos de problemas de espalda tratan los quiroprácticos?

Los quiroprácticos tratan muchos tipos de dolor de espalda, incluido el dolor de espalda mecánico (una tensión en la espalda al practicar deportes), trastorno o hernia de disco y/o compresiones articulares (compresión de las articulaciones de la parte inferior de la espalda por estar sentado durante mucho tiempo), entre otros.

Algunos beneficios para la salud con la atención quiropráctica y los ajustes quiroprácticos:

  • Dolor e incomodidad reducidos
  • Disminución de la inflamación
  • Rango de movimiento mejorado
  • Flexibilidad mejorada
  • Aumento del tono y la fuerza muscular

¿Por qué puedes tener algunas molestias después de un ajuste quiropráctico?

Dolor

Al realizar un ajuste quiropráctico tus vértebras se mueven ligeramente.  Tus músculos tienen que adaptarse al movimiento del hueso, por lo que pueden terminar alargándose o acortándose ligeramente, lo que puede provocar dolor.  El dolor está relacionado con el movimiento de los huesos y no con la presión utilizada por el quiropráctico.  También puede deberse a la liberación de la tensión en los músculos, similar a cuando hace ejercicio y le duelen los músculos mientras se reparan.  A medida que tu cuerpo se acostumbre a estar en la alineación adecuada, los músculos se ajustarán en consecuencia y dejarán de estar adoloridos.

Cuanto más frecuentemente se practiquen ajustes quiroprácticos, más rápido se acostumbrará tu cuerpo a ser ajustado y más tiempo «mantendrá» el ajuste, lo que reducirá o eliminará por completo el dolor posterior al ajuste. 

Enfermedad

A veces, después de visitar al quiropráctico, puedes empezar a sentirte enfermo.  Esto no significa que tu quiropráctico te enfermó o que el ajuste te causó una enfermedad.  Cuando te ajustas, todo tu sistema inmunológico se pone en marcha, lo que significa que está trabajando con una eficiencia óptima para eliminar cualquier cosa que no debería estar en tu cuerpo.  Esto puede provocar algo de tos, secreción nasal o estornudos, o una especie de resfriado.  Recuerda que todos estos “síntomas” son el resultado de que tu cuerpo muestra señales de salud, y son la forma en que tu cuerpo reacciona para deshacerse de las cosas malas que están internamente.  Sin el ajuste, lo más probable es que la enfermedad se manifieste, pero con el ajuste, la gravedad y la duración de la enfermedad disminuyen significativamente.

Cambios digestivos

De la misma forma que el dolor y la enfermedad se manifiestan, los cambios digestivos pueden ser una reacción a un ajuste quiropráctico.  Debido a que tu sistema digestivo está directamente relacionado con las vértebras en la parte baja de su espalda, ajustarse puede provocar algunas fluctuaciones impactantes en tus evacuaciones intestinales.  Algunas personas con problemas como estreñimiento verán movimientos intestinales más regulares después de los ajustes, mientras que aquellos con movimientos intestinales normales pueden ver un aumento en la digestión irregular.  Todos estos cambios debe darlos a conocer a su quiropráctico.

Cómo puede minimizar las molestias después de visitar al quiropráctico

Algunos de los efectos secundarios de un ajuste quiropráctico son inevitables, pero puede minimizar la frecuencia y la gravedad de estos llamados efectos secundarios de diferentes maneras. 

Debes beber mucha agua antes y después de su ajuste.  Esto ayuda a eliminar las toxinas y mantener los músculos y articulaciones hidratados  y lubricados. 

Mantener la coherencia con tu plan de atención quiropráctica. Cuanto más tiempo permanezcas en la alineación adecuada, es menos probable tengas efectos secundarios después de los ajustes. 

Asegúrate de comer lo más sano posible. Si bien es importante hacer esto todo el tiempo, hacerlo inmediatamente después de un ajuste ayudará a tu cuerpo a obtener los nutrientes que necesita para curarse de cualquier problema y mantener una salud óptima a partir del ajuste. 

Trata de dormir bien la noche después de que recibiste tu ajuste. Tu cuerpo se encuentra en modo de ultracuración después de visitar al quiropráctico, así que dale suficiente tiempo para reparar y restaurar todo lo que necesita durmiendo lo suficiente.

Asegúrate de ver a un quiropráctico que sea ampliamente respetado y de confianza en tu comunidad.

Algunos de los efectos secundarios de un ajuste quiropráctico son inevitables, pero puede minimizar la frecuencia y la gravedad de estos llamados efectos secundarios de diferentes maneras. 

Debes beber mucha agua antes y después de su ajuste.  Esto ayuda a eliminar las toxinas y mantener los músculos y articulaciones hidratados  y lubricados. 

Mantener la coherencia con tu plan de atención quiropráctica. Cuanto más tiempo permanezcas en la alineación adecuada, es menos probable tengas efectos secundarios después de los ajustes. 

Asegúrate de comer lo más sano posible. Si bien es importante hacer esto todo el tiempo, hacerlo inmediatamente después de un ajuste ayudará a tu cuerpo a obtener los nutrientes que necesita para curarse de cualquier problema y mantener una salud óptima a partir del ajuste. 

Trata de dormir bien la noche después de que recibiste tu ajuste. Tu cuerpo se encuentra en modo de ultracuración después de visitar al quiropráctico, así que dale suficiente tiempo para reparar y restaurar todo lo que necesita durmiendo lo suficiente.

Asegúrate de ver a un quiropráctico que sea ampliamente respetado y de confianza en tu comunidad.

Fuentes:  Duke Health.   NHK, Brigham Health, Aica Orthopedics,

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19028250/

También puedes leer: https://blog.bienestarnaturalgt.com/6-consejos-para-una-espalda-y-columna-libre-de-lesiones/

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.