DERMATITIS DE CONTACTO

Posiblemente los síntomas empiecen a presentarse o pueda ser que hasta dentro de unos días, empezaremos a notar un aumento de la Dermatitis por Contacto a Irritantes como lo son los geles con base hidro-alcoholica, el jabón de manos y ahora hasta el cloro diluido

Y esto como consecuencia de las medidas de higiene adoptadas ante el COVID-19.

Se vuelve un problema porque estamos afectando a la microbiota de la piel y dañamos la epidermis entonces quedaremos más expuestos al contagio por el virus SARS-COV-2 y las medidas implementadas no serán útiles porque el problema de salud será aún mayor.

Podemos decir que la dermatitis por contacto es una reacción fisiológica que se produce después de que la piel entra en contacto con ciertas sustancias.

Los productos con ingredientes químicos e irritantes son los que causan la mayoría de estas reacciones a la piel, en alrededor del 80 por ciento de los casos.

Las reacciones restantes son causadas por los alergénicos, que accionan una respuesta alérgica. En reacciones alérgicas, la reacción puede tardar un poco en manifestarse, hasta después de varios días de la exposición.

Dermatitis de contacto causado por un irritante que no sea una respuesta alérgica ocurre de contacto directo con el irritante.

Gel antibacterial hecho en casa

¿Cuáles son sus riesgos?

La alerta por la pandemia de coronavirus ha causado una escasez de gel antibacterial.

En muchos países, en los puntos de venta desde farmacias, tiendas y cadenas de supermercados los geles antibacteriales están agotados, vemos grandes colas en las empresas distribuidoras y precios exagerados.

Todo esto ha traído como consecuencia la circulación por redes e internet de «recetas» para que la gente pueda producir versiones caseras de estos productos.

La idea podría ser una alternativa: si no encuentras desinfectante de manos en la tienda, produce el tuyo en tu casa.  Pero ¿es posible elaborar un gel desinfectante efectivo en tu casa o podría ser algo potencialmente peligroso?

Recetas no probadas

«El principal peligro es que no se haga de forma correcta o que se siga una receta que tenga una eficacia dudosa», de acuerdo a entrevista en BBC Mundo con el doctor Antonio Clemente Ruíz de Almirón, dermatólogo y portavoz de la Academia Española de Dermatología y Venereología:  «Nos estamos fiando de internet y, con la alarma social que hay, están surgiendo muchos bulos, recetas caseras y cosas que no tienen eficacia demostrada.

«Difundir todo esto puede hacer que haya gente que confíe en algo que realmente no tiene eficacia probada contra el virus o que incluso podría ser perjudicial para la piel», señala el experto.

«Un video que ha estado circulando mucho en España es el de un farmacéutico en Cádiz que propone una receta bastante sencilla para fabricar gel hidroalcohólico», expone.

«Si esta receta se hace correctamente, sí que es eficaz.

«Pero esta receta requiere alcohol en bastante cantidad y ahora también hay desabastecimiento de alcohol. Y también se necesita glicerina, lo cual no es algo que tengamos normalmente en casa», añade.

Debido al desabastecimiento de geles y de los productos que se necesitan para producirlos, lo que está surgiendo ahora son geles que tienen menos concentración de alcohol o fórmulas que no son eficaces.

Las organizaciones sanitarias como los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, subrayan que para que los geles desinfectantes sean efectivos deben contener una concentración de al menos 60% de alcohol.

Tal como señala Ruíz de Almirón si queremos utilizar desinfectantes «hay que buscar los geles que ya están avalados por las normativas de las agencias de medicamentos».

En internet también ha estado circulando una receta que la Organización Mundial de la Salud publica en su sitio web «para la elaboración de formulaciones recomendadas para la desinfección de las manos».

Pero estas son formulaciones dirigidas específicamente a trabajadores de la salud y farmacólogos en lugares donde hay acceso a productos para desinfectar las manos.

Para Ruíz de Almirón, la mejor forma de protegerte contra el coronavirus es lavarte las manos con agua y jabón con frecuencia, durante al menos 20 segundos cada vez.

Utilizar gel desinfectante, dice, debe ser solo una opción cuando no se cuenta con agua y jabón.

«Una de las características que tiene el coronavirus es que es un virus que tiene una capa lipídica y por lo tanto es relativamente sensible a los desinfectantes habituales», sostiene.

«Por eso simplemente un lavado de manos con agua y jabón es suficiente».

Recomendaciones de los CDC sobre cómo lavarte las manos

Sigue siempre estos cinco pasos:

1. Mójate las manos con agua corriente limpia (tibia o fría), cierra el grifo y enjabónate las manos.

2. Frótate las manos con el jabón hasta que haga espuma. Frótate la espuma por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas.

3. Restriégate las manos durante al menos 20 segundos. ¿Necesitas algo para medir el tiempo? Tararea dos veces la canción de «Feliz cumpleaños» de principio a fin.

4. Enjuágate bien las manos con agua corriente limpia.

5. Sécatelas con una toalla limpia o al aire.

Además, el uso de estas recetas con «combinaciones dudosas» de compuestos podría también presentar un riesgo para la piel.

Algo que han comentado mucho los dermatólogos es que de hecho, en general, el principal problema que tienen los geles hidroalcohólicos o el lavado de manos continuo es que favorece que la piel se reseque, se agriete y que personas que tienen piel un poco más sensible o piel atópica pueden tener más tendencia a una dermatitis irritativa.

«Por eso estamos recomendando también, aparte del lavado. utilizar bastante crema hidratante para que la piel no se reseque en exceso.

Entonces el consejo, sobre todo en lugares donde se tiene acceso al agua y jabón, antes de usar geles hidroalcohólicos, hay que hacerse un lavado de manos correcto con agua y jabón recomienda el dermatólogo.

Reacciones cutáneas relacionadas con la higiene de las manos

Hay dos tipos principales de reacciones cutáneas asociadas con la higiene de las manos.  El primer tipo y el más común incluye síntomas que pueden variar de leves a debilitantes, como sequedad, irritación, picazón e incluso grietas y sangrado. Este conjunto de síntomas se conoce como dermatitis de contacto irritante. El segundo tipo de reacción cutánea, la dermatitis alérgica de contacto, es rara y representa una alergia a algún ingrediente en un producto de higiene de manos. Los síntomas de la dermatitis alérgica de contacto también pueden variar de leves y localizados a graves y generalizados. En su forma más grave, la dermatitis alérgica de contacto puede estar asociada con dificultad respiratoria y otros síntomas de anafilaxia. Por lo tanto, a veces es difícil diferenciar entre las dos condiciones.

La dermatitis de contacto es una erupción cutánea rojiza que produce picazón y aparece por contacto directo con una sustancia o por una reacción alérgica a esta. La erupción no es contagiosa ni pone en peligro la vida, pero puede ser muy molesta.

Muchas sustancias pueden causar dichas reacciones, como jabones, cosméticos, fragancias, alhajas y plantas.

Para tratar satisfactoriamente la dermatitis de contacto, es necesario identificar y evitar la causa de la reacción. Si puedes evitar la sustancia irritante, la erupción generalmente desaparece en un período de dos a cuatro semanas. Puedes intentar aliviar la piel con compresas húmedas y frías, cremas contra la picazón y otras medidas de cuidado personal.

Síntomas

Por lo general, la dermatitis de contacto ocurre en zonas del cuerpo que estuvieron expuestas directamente a la sustancia que causa la reacción, por ejemplo, una pantorrilla que rozó hiedra venenosa o la piel bajo una correa de reloj. La erupción cutánea suele aparecer en minutos u horas tras la exposición y puede durar de dos a cuatro semanas.

Los signos y síntomas de la dermatitis de contacto comprenden:

Una erupción cutánea de color rojo

Picazón, que puede ser intensa

Piel seca, agrietada, escamosa

Bultos y ampollas, algunas veces, con supuración y costras

Hinchazón, ardor o dolor ligero

Causas

La dermatitis de contacto es ocasionada por una sustancia a la que te expones que irrita la piel o desencadena una reacción alérgica. La sustancia puede ser una de miles de alérgenos e irritantes conocidos. Algunas de estas sustancias pueden ocasionar dermatitis irritativa de contacto y dermatitis alérgica de contacto.

La dermatitis irritativa de contacto es el tipo más frecuente. Esta reacción cutánea no alérgica ocurre cuando una sustancia daña la capa protectora externa de la piel.

Algunas personas reaccionan a irritantes fuertes después de una única exposición. Otras personas pueden manifestar signos y síntomas después de exposiciones reiteradas incluso a irritantes leves. Y algunas personas adquiren tolerancia a la sustancia con el tiempo.

Los irritantes frecuentes son los siguientes:

Solventes

Alcohol rectificado

Blanqueadores y detergentes

Champús, soluciones para permanentes de cabello

Sustancias aéreas, como aserrín o polvo de lana

Plantas

Fertilizantes y pesticidas

La dermatitis alérgica de contacto ocurre cuando una sustancia a la que eres sensible (alérgeno) desencadena una reacción inmunitaria en la piel. Por lo general, esta solo afecta el área que entró en contacto con el alérgeno. Pero alguna sustancia que ingresa al cuerpo a través de alimentos, condimentos, medicamentos o procedimientos médicos o dentales (dermitis sistémica de contacto) puede ser el desencadenante.

Es posible que te hayas vuelto más sensible a un alérgeno fuerte, como la hiedra venenosa, después de una única exposición. Los alérgenos más débiles requieren varias exposiciones con el paso de los años para desencadenar una alergia. Una vez que tienes alergia a una sustancia, incluso una pequeña cantidad de esta puede provocar una reacción.

Los alérgenos frecuentes son:

Níquel, el cual se utiliza en joyas, hebillas y otros elementos

Medicamentos, como cremas antibióticas y antihistamínicos orales

Bálsamo del Perú, el cual se utiliza en muchos productos, como perfumes, cosméticos, enjuagues bucales y condimentos

Formaldehído, el cual se encuentra en conservantes, desinfectantes y en la ropa

Productos de cuidado personal, como desodorantes, geles para ducha, tintes para el cabello, cosméticos y esmalte de uñas

Plantas, como la hiedra venenosa y el mango, que contienen una sustancia altamente alergénica denominada «urushiol»

Sustancias que se encuentran en el aire, como polen de las ambrosías e insecticidas en aerosol

Productos que provocan una reacción cuando estás expuesto al sol (dermatitis fotoalérgica de contacto), como algunos protectores solares y medicamentos orales

Los niños padecen la enfermedad a causa de los responsables frecuentes y también a causa de la exposición a pañales, toallitas húmedas, filtros solares, prendas con broches o tintes, etc.

Factores de riesgo

Algunos trabajos y pasatiempos te exponen más a tener dermatitis de contacto. Por ejemplo:

Empleados de odontología y cuidado de la salud

Trabajadores del metal

Trabajadores de la construcción

Peluqueros y cosmetólogos

Mecánicos automotores

Buzos o nadadores, debido a la goma en las máscaras faciales y gafas

Limpiadores

Jardineros y agricultores

Cocineros y otras personas que trabajan con alimentos

Complicaciones

La dermatitis de contacto puede provocar una infección si te rascas constantemente la zona afectada, lo que provoca que se humedezca y supure. Esto genera un entorno propicio para que las bacterias o los hongos crezcan y puedan causar una infección.

Prevención

Las medidas de prevención general son las siguientes:

Evita los irritantes y alérgenos. Intenta identificar y evitar las sustancias que te irritan la piel o te provocan una reacción alérgica.

Lávate la piel. Puedes eliminar la mayor parte de la sustancia que provoca la erupción si te lavas la piel inmediatamente después de entrar en contacto con ella. Usa un jabón suave sin fragancia y agua tibia. Enjuaga por completo. Lava también la ropa u otros elementos que puedan haber estado en contacto con un alérgeno vegetal, como la hiedra venenosa.

Usa ropa o guantes de protección. Las máscaras faciales, las gafas, los guantes y otros elementos de protección pueden protegerte de las sustancias irritantes, entre ellas, los productos de limpieza del hogar.

Aplica un parche termoadherente para cubrir los cierres metálicos que están cerca de la piel. Esto puede ayudar a evitar una reacción a los botones a presión de los jeans, por ejemplo.

Aplica una crema o gel de barrera. Estos productos pueden actuar como capa protectora para la piel. Por ejemplo, una crema para la piel de venta libre que contenga bentoquatam (IvyBlock) puede prevenir o disminuir la reacción de la piel a la hiedra venenosa.

Usa crema humectante. La aplicación habitual de crema humectante puede ayudar a restaurar la capa más externa de la piel y a mantener la piel tersa.

Ten cuidado con las mascotas. Los alérgenos vegetales, como la hiedra venenosa, pueden adherirse a las mascotas y después transmitirse a las personas

dermatitis de contacto irritante.

La dermatitis de contacto irritante es extremadamente común entre las enfermeras, y varía en encuestas de prevalencia del 25% al ​​55%, y hasta el 85% relata un historial de problemas de la piel.   El uso frecuente y repetido de productos de higiene de manos, particularmente jabones y otros detergentes, es una causa importante de dermatitis de contacto irritante crónica entre los trabajadores sanitarios. La reacción adversa cutánea fue infrecuente entre los PS (13/2750 PS expuestos) expuestos a una preparación a base de alcohol que contenía gluconato de clorhexidina y emoliente de la piel durante un cambio de cultivo de higiene de manos, programa multimodal;  representó un evento adverso cutáneo por 72 años de exposición al HCW. El potencial de los detergentes para causar irritación de la piel varía considerablemente y puede reducirse mediante la adición de humectantes. La irritación asociada con los jabones antimicrobianos puede atribuirse al agente antimicrobiano o a otros ingredientes de la formulación. Los trabajadores sanitarios afectados a menudo se quejan de una sensación de sequedad o ardor, piel que se siente «áspera» y eritema, descamación o fisuras. E

Los productos para la higiene de las manos dañan la piel al causar desnaturalización de las proteínas del estrato córneo, cambios en los lípidos intercelulares (agotamiento o reorganización de los restos lipídicos), disminución de la cohesión de los corneocitos y disminución de la capacidad de retención de agua del estrato córneo.  Entre estos, la principal preocupación es el agotamiento de la barrera lipídica que puede ser consecuencia del contacto con detergentes emulsionantes lipídicos y alcoholes disolventes de lípidos.  El lavado frecuente de manos conduce al agotamiento progresivo de los lípidos de la superficie con la consiguiente acción más profunda de los detergentes en las capas superficiales de la piel. Durante las estaciones secas y en individuos con piel seca, esta disminución de lípidos ocurre más rápidamente.  El daño a la piel también cambia la flora de la piel, lo que resulta en una colonización más frecuente por estafilococos y bacilos gramnegativos. 

Aunque los alcoholes son más seguros que los detergentes, pueden causar sequedad e irritación de la piel.   El efecto de disolución de lípidos de los alcoholes está inversamente relacionado con su concentración, y el etanol tiende a ser menos irritante que el n-propanol o el isopropanol.  Numerosos informes confirman que las formulaciones a base de alcohol son bien toleradas y a menudo se asocian con una mejor aceptabilidad y tolerancia que otros productos de higiene de manos. 

En general, la dermatitis de contacto irritante se informa más comúnmente con yodóforos.  Otros agentes antisépticos que pueden causar dermatitis de contacto irritante, en orden decreciente de frecuencia, incluyen clorhexidina, cloroxilenol, triclosán y productos a base de alcohol. La piel que está dañada por la exposición repetida a los detergentes puede ser más susceptible a la irritación por todos los tipos de formulaciones antisepsia de las manos, incluidas las preparaciones a base de alcohol.  Graham y sus colegas informaron bajas tasas de reacciones adversas cutáneas a una formulación de gel de manos a base de alcohol (alcohol isopropílico al 70%) que contenía clorhexidina (0.5%) con emoliente.

El fabricante puede obtener información sobre el potencial de irritación de los productos de higiene de manos preparados comercialmente, que a menudo se determina midiendo la pérdida de agua transepidérmica de las personas que usan la preparación. Otros factores que pueden contribuir a la dermatitis asociada con la limpieza frecuente de manos incluyen el uso de agua caliente para lavarse las manos, baja humedad relativa (más común en los meses de invierno en el hemisferio norte), la falta de uso de lociones o cremas suplementarias para las manos y quizás la calidad de las toallas de papel.  Las fuerzas de corte asociadas con el uso o la eliminación de guantes y la alergia a las proteínas del látex también pueden contribuir a la dermatitis de las manos de los trabajadores sanitarios. 

En un estudio reciente realizado entre los trabajadores de cuidados intensivos de la UCI, la tolerabilidad de la piel a corto plazo y la aceptabilidad de las formulaciones a base de alcohol recomendadas por la OMS fueron significativamente más altas que las de un producto de referencia.  Los factores de riesgo identificados para la alteración de la piel después del uso de la limpieza manual fueron sexo masculino, piel clara y muy blanca, y alteración de la piel antes del uso.

Dermatitis de contacto alérgica relacionada con productos de higiene de manos.

Las reacciones alérgicas a los productos aplicados a la piel (alergia de contacto) pueden presentarse como reacciones de tipo retardado (dermatitis de contacto alérgica) o con menos frecuencia como reacciones inmediatas (urticaria de contacto). Las causas más comunes de alergias de contacto son las fragancias y los conservantes, y los emulsionantes son menos comunes.  Los jabones líquidos, lociones para manos, pomadas o cremas utilizadas por los HCW pueden contener ingredientes que causan alergias de contacto. 

Se han informado reacciones alérgicas a los agentes antisépticos que incluyen QAC, yodo o yodóforos, clorhexidina, triclosán, cloroxilenol y alcoholes, así como una posible toxicidad en relación con la absorción dérmica de productos.  La dermatitis alérgica de contacto atribuible a los desinfectantes a base de alcohol es muy poco frecuente. La vigilancia en un gran hospital en Suiza, donde se ha usado un desinfectante para manos a base de alcohol comercial durante más de 10 años, no pudo identificar un solo caso de alergia documentada al producto. A fines de 2001, una Solicitud de Libertad de Información para datos en el Sistema de Informe de Eventos Adversos de la FDA con respecto a las reacciones adversas a los productos populares a base de alcohol en los Estados Unidos arrojó solo un caso reportado de una reacción eritematosa atribuida a dicho producto (JM Boyce, personal comunicación). Sin embargo, con el uso cada vez mayor de tales productos por parte de los PS, es probable que ocasionalmente se encuentren reacciones alérgicas verdaderas a dichos productos. Hay algunos informes de dermatitis alérgica como resultado del contacto con alcohol etílico  y un informe de síndrome de urticaria de contacto relacionado con el etanol.  Más recientemente, Cimiotti y sus colegas informaron reacciones adversas asociadas con una preparación de desinfección a base de alcohol. En la mayoría de los casos, las enfermeras que tenían síntomas pudieron reanudar el uso del producto después de un breve descanso.  Este estudio eleva la alerta de posibles reacciones cutáneas a las preparaciones para el lavado de manos a base de alcohol. Por el contrario, en un ensayo doble ciego realizado por Kampf y colegas de 27 personas con dermatitis atópica, no hubo diferencias significativas en la tolerabilidad de los productos para manos a base de alcohol en comparación con los controles normales.

Las reacciones alérgicas a las formulaciones a base de alcohol pueden representar una verdadera alergia al alcohol, o alergia a una impureza o metabolito aldehído, o alergia a otro componente del producto. La dermatitis alérgica de contacto o las reacciones urticariales de contacto inmediato pueden ser causadas por etanol o isopropanol.  Las reacciones alérgicas pueden ser causadas por compuestos que pueden estar presentes como ingredientes inactivos en los desinfectantes a base de alcohol, incluyendo fragancias, alcohol bencílico, alcohol estearílico o isoestearílico, fenoxietanol, alcohol miristílico, propilenglicol, parabenos o cloruro de benzalconio. 

Métodos para reducir los efectos adversos de los agentes.

Existen tres estrategias principales para minimizar la dermatitis de contacto irritante relacionada con la higiene de manos: seleccionar productos de higiene de manos menos irritantes; evitando ciertas prácticas que aumentan el riesgo de irritación de la piel; y el uso de productos hidratantes para el cuidado de la piel después de la limpieza de manos. 

Seleccionar productos menos irritantes

Debido a las recomendaciones de lavarse las manos con frecuencia, es importante que el uso de productos eficaces y lo más seguros posible para la piel. La tendencia de los productos a causar irritación y sequedad de la piel es un factor importante que influye en su aceptación y uso final.

Por ejemplo, la preocupación por los efectos de secado del alcohol fue una de las principales causas de la mala aceptación de los desinfectantes con alcohol en los hospitales.

Si bien muchos hospitales han proporcionado jabones simples con la esperanza de minimizar la dermatitis, el uso frecuente de dichos productos se ha asociado con un daño, sequedad e irritación de la piel aún mayor que algunas preparaciones antisépticas. 

Una estrategia para reducir la exposición de los trabajadores sanitarios a jabones y detergentes irritantes es promover el uso de los desinfectantes para manos a base de alcohol que contienen humectantes. Varios estudios han demostrado que dichos productos son mejor tolerados y están asociados con una mejor condición de la piel en comparación con el jabón simple o antimicrobiano. 

Con los frotamientos, el menor tiempo requerido para la antisepsia de las manos puede aumentar la aceptabilidad y el cumplimiento.  En entornos donde el suministro de agua no es seguro, la antisepsia manual sin agua presenta ventajas adicionales sobre el agua y el jabón. 

Reduce la irritación de la piel.

Ciertas prácticas de higiene de manos pueden aumentar el riesgo de irritación de la piel y deben evitarse. Por ejemplo, lavarse las manos regularmente con agua y jabón inmediatamente antes o después de usar un producto a base de alcohol no solo es innecesario, sino que puede provocar dermatitis. 

Además, ponerse guantes mientras las manos aún están húmedas por lavar o aplicar alcohol aumenta el riesgo de irritación de la piel. 

Por estas razones, se debe recordar que no se laven las manos antes o después de aplicar alcohol y que se sequen por completo antes de ponerse los guantes. Un estudio reciente demostró que la educación con respecto al manejo adecuado del cuidado de la piel fue efectiva para prevenir los trastornos de la piel ocupacionales. 

Sin embargo, ningún producto está libre de riesgos potenciales. Por lo tanto, generalmente es necesario proporcionar una alternativa para el uso de personas con sensibilidad o reacciones al producto de higiene de manos disponible en la institución.

Uso de productos hidratantes para el cuidado de la piel.

Los efectos de los productos de higiene de manos sobre la piel varían considerablemente, dependiendo de factores como el clima y las condiciones ambientales. 

Por ejemplo, en países tropicales y durante los meses de verano en climas templados, la piel permanece más hidratada que en ambientes fríos y secos. Los efectos de los productos también varían según el tipo de piel. 

En un estudio reciente, las enfermeras con piel más oscura fueron calificadas por tener una piel significativamente más saludable y menos irritación de la piel que las enfermeras con piel clara, tanto por su propia autoevaluación como por la calificación de los observadores. 

Los resultados de una encuesta de prevalencia de 282 enfermeras de hospitales chinos sugirieron que la dermatitis de la mano era menos común entre este grupo en comparación con los de otras partes del mundo. 

En contraste, la prevalencia reportada de dermatitis fue del 53.3% en una encuesta de 860 enfermeras japonesas, y el uso de crema de manos se asoció con una reducción del 50%. 

Por lo tanto, la necesidad de productos hidratantes variará entre los entornos de atención médica, las ubicaciones geográficas y las condiciones climáticas respectivas, y las personas.

El riesgo potencial de dermatitis de contacto irritante u otras reacciones adversas a los productos de higiene de manos, hace indispensable una hidratación adicional de la piel. 

Las lociones y cremas para manos a menudo contienen humectantes, grasas y aceites que aumentan la hidratación de la piel y reemplazan los lípidos de la piel alterados o agotados que contribuyen a la función de barrera de la piel.  

Varios ensayos controlados han demostrado que el uso regular de dichos productos puede ayudar a prevenir y tratar la dermatitis de contacto irritante causada por los productos de higiene de manos. 

Es importante destacar que, en un ensayo realizado por McCormick y colegas, mejoró la condición de la piel como resultado del uso frecuente y programado de una loción que contiene aceite condujo a un aumento del 50% en la frecuencia de limpieza de manos entre los trabajadores sanitarios. 

Estos investigadores enfatizaron la necesidad de educar sobre el valor del uso regular y frecuente de productos para el cuidado de las manos. Sin embargo, la mayoría de los agentes hidratantes para manos no son estériles y, por lo tanto, pueden contaminarse fácilmente; También se han asociado con brotes en la UCI neonatal.  En particular, si la loción se vierte de una botella grande en botellas más pequeñas, los recipientes más pequeños deben lavarse y desinfectarse entre usos y no rellenarse.

TRATAMIENTO

• Regenhial Crema es una potente crema, que contiene Acido Hialuronico  (efecto absorbe agua, bacteriostatico, antiinflamatorio, cicatriza heridas, antioxidante), extracto de regaliz, urea y vitaminas E y F; además contiene el AceltilHexapeptido-49 (alivia al prurito al inhibir la actividad de las proteasas)…

Sus acciones son:

– Hidratación intensiva

– Restitución de la función barrera de la piel.

– Regeneración dérmica

– Calmante y antiinflamatoria

– Atenúa el Prurito

Ideal para usarla dos o tres veces al día y evitar el daño ocasionado por el uso constante de Jabón, Alcohol, cloro o cualquier otro irritante de la piel…

Presentación: 50ml

Para información y pedidos comunícate a nuestro WhatsApp  https://wa.me/50249309329

Fuentes:

bbc.com/mundo/noticias-51872596

mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/contact-dermatitis/symptoms-causes/syc-20352742

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK144008/

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.