Beneficios para tu salud con el ejercicio

Refresca el cuerpo y lo limpia de toxinas y basura celular.  Agudizando la mente y proporcionando fuerza y energía.

  • Previene el cáncer: Estudios demuestran que una tercera parte de las muertes por cáncer pueden relacionarse con una dieta y estilo de vida sedentarios.  El simple movimiento y el ejercicio disminuyen el riesgo de ciertos cánceres, como el de mama, colon, y posiblemente cánceres de endometrio y de próstata.  El ejercicio tiene mucho que ver con la prevención del cáncer.
  • Previene ataques al corazón y enfermedades cardiacas: El ejercicio da descanso a su corazón.  El corazón de una persona activa late unas sesenta a setenta veces o menos por minuto.  El de una persona inactiva late ochenta veces o más por minuto.  La única vez que su corazón se alimenta a sí mismo de oxígeno es entre latido y latido.  Cuanto más larga sea la pausa entre latido y latido, más sangre fluye por las arterias coronarias para nutrir el corazón.  El ejercicio regular dilata las arterias coronarias, mejorando el flujo sanguíneo.  A medida que el corazón se fortalece, late menos veces, lo cual significa que el corazón está en descanso con más frecuencia.

El ejercicio aeróbico reduce factores de riesgo coronarios, ayuda a bajar la     presión arterial, disminuye los niveles de triglicéridos (grasas) en sangre, disminuye el colesterol malo  (LDL), eleva el colesterol bueno (HDL) y puede prevenir coágulos en la sangre

  • Mejora el flujo linfático: El sistema linfático es un importante luchador contra microbios y recolector de basura celular en el cuerpo.  Elimina toxinas y desecho celular, lleva las bacterias, virus y otros elementos malos a los nódulos linfáticos donde los glóbulos blancos de la sangre los matan.  El fluido linfático es tan importante que su cuerpo contiene unas tres veces más fluido linfático que sangre.  El sistema linfático se pone en circulación por las contracciones musculares, no por el latido del corazón.  Cuando usted no se mueve, el sistema linfático se vuelve perezoso; pero el ejercicio aeróbico puede triplicar el ritmo del flujo linfático.
  • Disminuye el estrés: El ejercicio regular mejora la producción de neurotransmisores y ayuda a disminuir los niveles de cortisol, lo que ayuda a sentirse menos estresado.  El ejercicio quema esos productos químicos estresantes.
  • Fomenta la pérdida de peso y disminuye el apetito: El sedentarismo genera una pérdida significativa de masa muscular.  Se produce cerca de una pérdida de tres kilos de masa muscular cada diez años después de cumplir los veinte.  Cuando se llega a los setenta años la mayoría ha perdido unos quince kilos de músculo y los han sustituido por más grasa.   El ejercicio aeróbico, como caminar energéticamente y el ciclismo, es también una manera muy eficaz de perder peso y no recuperarlo.  Los aeróbicos de forma moderada es eficaz para disminuir el apetito, pero de acuerdo a su ritmo cardíaco.  El hacer ejercicio fuera del ritmo cardiaco y por ejercitarse con demasiada intensidad pueden desarrollar más apetito debido a la hipoglucemia, o bajo nivel de azúcar
  • Previene diabetes y controla el azúcar en sangre en los diabéticos: Al ayudar a los músculos a tomar glucosa del flujo sanguíneo y utilizarla como energía, el ejercicio previene que el azúcar se acumule en la sangre.  Al quemar calorías, el ejercicio ayuda a controlar el peso, lo cual es también factor importante en el manejo de la diabetes tipo 2.  También ayuda a disminuir las necesidades de insulina en las personas con diabetes tipo 1.  Mejora la capacidad del cuerpo de utilizar la insulina.
  • Aumenta la transpiración: La sudoración es una de las maneras que tiene el cuerpo  de librarse de los productos de desecho.  La piel ha sido denominada «el tercer riñón» porque expulsa muchas toxinas del cuerpo.
  • Retrasa el proceso de envejecimiento: La intervención de los antioxidantes, que puede producirse, mediante suplementos de antioxidantes o una rutina regular de ejercicio, retrasa partes del proceso de envejecimiento.  El ejercicio regular reduce los niveles de oxidación
  • Mejora la digestión y produce el movimiento frecuente de los intestinos: Puede prevenir el estreñimiento, la actividad física ayuda a aliviar los problemas de digestión y los problemas con el aparato gastrointestinal. El mantener una dieta saludable y una actividad física regular puede beneficiar la salud gastrointestinal.
  • Proporciona un sueño descansado: El realizar 45 minutos de aeróbicos por la mañana evita tener problemas para dormir.  no se recomienda hacer ejercicios 3 horas antes de ir a dormir ya que causa insomnio.  Estirarse y relajar los músculos en cualquier momento del día ayuda a aliviar la rigidez y disminuye los problemas para dormir.
  • Ayuda a prevenir resfriados y gripe. Estimula las defensas del cuerpo contra los virus y las bacterias.  Demasiado ejercicio puede incrementar el riesgo de infección, el ejercicio moderado produce resultados positivos al aumentar la circulación de células inmunes  de la médula, los pulmones y el bazo.
  • Reduce la depresión: Aumenta los niveles de serotonina y dopamina, ayuda a aliviar los síntomas de ansiedad y depresión.  El ejercicio aeróbico puede ser una terapia muy viable a largo plazo.
  • Mejora la retención de la memoria y el tiempo de reacción. La exposición prolongada de las neuronas (células nerviosas)  a altos niveles de hormonas del estrés, como el cortisol, disminuye la capacidad del cerebro para tomar glucosa, y las neuronas comienzan a atrofiarse y finalmente mueren.  Da como resultado una disminución de la retención de la memoria.  El ejercicio aeróbico regular ayuda a disminuir los niveles de cortisol, lo cual podría mejorar la memoria.
  • Retrasa el Alzheimer y puede ayudar a prevenir el Parkinson. El ejercicio puede retrasar la progresión de la enfermedad de Alzheimer.  Y prevenir el desarrollo de los síntomas de Parkinson.
  • Aumenta la capacidad pulmonar. A medida que envejecemos la capacidad pulmonar disminuye.  La actividad cardiovascular y el ejercicio aeróbico aumenta la capacidad pulmonar.
  • Alivia el dolor. El ejercicio aeróbico regular causa liberación de endorfinas , que son moléculas  similares a la morfina producidas por el cuerpo.  Cuando uno descansa pierde la condición física, lo cual puede realmente contribuir al dolor crónico.
  • Aumenta el nivel de energía. El ejercicio aeróbico regular puede aumentar de manera dramática su energía.

 

Los Siete Pilares de la Salud.  Dr. Don Colbert.  Casa Creación 2007

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.