Esclerosis Múltiple y niveles de Glutation

La esclerosis múltiple es la enfermedad inflamatoria, crónica y degenerativa más frecuente del sistema nervioso central y representa la primera causa de discapacidad en adultos jóvenes. En México, 11 a 20 de cada 100 000 habitantes padecen la enfermedad. Aún se desconocen las causas de su origen, pero se han formulado varias teorías: la interacción de factores ambientales, infecciosos virales y susceptibilidad genética e inmunológica propia de cada paciente, que inducen una respuesta autoinmune y promueven la degeneración neuronal/axonal.  

Se clasifica en cuatro tipos clínicos: 

  • Recurrente remitente (EMRR), que representa 85 % de los casos. 
  • Secundariamente progresiva. 
  • Primariamente progresiva. 
  • Primaria recurrente. 

En Latinoamérica se calcula que 65.5 % de los casos corresponde a EMRR, 21.5 % a EM secundariamente progresiva y 13 % a primaria recurrente y primaria progresiva.  

La EM se caracteriza por la presencia de lesiones inflamatorias desmielinizadas en el sistema nervioso central (SNC) que muestran disrupción de la barrera hematoencefálica (BHE), inflamación, desmielinización, pérdida de oligodendrocitos, gliosis reactiva y degeneración neuronal/axonal; esta última es la causa más importante de discapacidad neurológica. 

La causa de la EM se desconoce, pero existe la teoría de la interacción de factores ambientales, infecciosos virales y susceptibilidad genética e inmunológica propia de cada paciente. 

La EM es considerada una enfermedad autoinmune, dado que las células T reconocen específicamente fragmentos de mielina del propio organismo como autoantígenos capaces de inducir una respuesta inmunológica e inflamatoria con la presencia de daño tisular agudo que contribuye al desarrollo de lesiones del SNC. La respuesta inflamatoria genera desmielinización y daño axonal subsecuente. 

Los factores ambientales, infecciosos virales y la susceptibilidad genética e inmunológica de cada paciente interactúan en la producción del fenómeno desmielinizante. Así, tanto el factor genético como el ambiental contribuyen a la susceptibilidad de la enfermedad. La influencia genética es mediada principalmente por genes HLA II. La influencia ambiental se ha demostrado en estudios de migración. Se han descrito otros factores asociados como la concentración de vitamina D y la exposición al sol, con reducción de la susceptibilidad al incremento de los niveles séricos de vitamina D. El tabaquismo, en el contexto de ciertos genes de HLA, tiene una fuerte influencia negativa en la susceptibilidad. 

Estrés oxidativo 

Los niveles aumentados de radicales libres de oxígeno (ROS, reactive oxigen species) son producto de la activación de macrófagos y microglías; el oligodendrocito es la célula más susceptible a daño por ROS. Se han observado niveles aumentados de nitratos y nitritos en el SNC en la fase remitente de la EM. Por otro lado, se reportan los efectos benéficos del óxido nítrico (ON), ya que induce la proliferación de células T. Sin embargo, diversos autores mencionan que contribuye a la patogénesis de la enfermedad al bloquear la conducción axonal, favorecer la degeneración y la formación de lesiones o placas desmielinizantes. 

Los radicales superóxido están involucrados en la lipoperoxidación que afecta a los lípidos y proteínas de la mielina. La interacción del ON y superóxido forman peroxinitritos en respuesta a citocinas activadas por las microglías, lo que disminuye la respuesta de la célula T y del ON, además de la hiperactividad de la neurona por trasmisión del glutamato al producir peroxinitritos. El peroxinitrito desempeña un papel importante en la patología de la EM al inducir la liberación de metaloproteinasas de la matriz (MMP). 

Glutatión peroxidasa 

La glutatión peroxidasa es una enzima recolectora de radicales libres y tiene función antioxidante de defensa en las células. El aumento de sus concentraciones en los pacientes con EM puede ser en respuesta al estrés oxidativo para minimizar el daño. 

Esta enzima cataliza reacciones de oxidación, la reducción del agua oxigenada a radical hidroperóxido en presencia de glutatión (GSH) y selenio, así como la reducción del hidroperóxido a compuestos más estables también en presencia de GSH. Aunque su actividad todavía está en estudio, se conoce que es un antioxidante celular importante en los pacientes con EM: disminuye la actividad enzimática del eritrocito e incrementa o normaliza la actividad de los linfocitos, granulocitos y plaquetas. Su actividad se encuentra aumentada en los individuos con EM en comparación con las personas sanas. 

Niveles más bajos de glutatión en los cerebros de los pacientes con esclerosis múltiple progresiva secundaria, medidos por imágenes de cambio químico de resonancia magnética 1H a 3 T. 

Los niveles de discapacidad para los pacientes con esclerosis múltiple progresiva secundaria (SPMS) a menudo empeoran a pesar de una carga estable de lesiones en T de MRI. La presencia de estrés oxidativo en ausencia de inflamación medible podría ayudar a explicar este fenómeno. En este estudio, se describe la evaluación de un marcador in vivo de estrés oxidativo, glutatión cerebral (GSH), utilizando imágenes de cambio químico de resonancia magnética (CSI), y se compararon los niveles de GSH en pacientes con SPMS y controles sanos. 

Los niveles más bajos de GSH en estos pacientes indican la presencia de estrés oxidativo en SPMS. Este proceso podría ser al menos parcialmente responsable del deterioro funcional continuo en SPMS. 

Para información y pedidos de Precursor de Glutation puede escribirnos al WhatsApp (502) 4930-9329

Fuentes:  scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2448-91902017000100076 

ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=20921235&fbclid=IwAR0zJ2MBl4T9dcHUT0C8jaz5Ly7JebU1IR1zhp9TQmKRxcP6OZdGd9w8I84 

Porfavor síguenos y dale me gusta 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.